Sin embargo, el boletín actualizado disminuyó levemente la intensidad a 4,5 grados, con una profundidad de 155 kilómetros.

Además, detalló que el epicentro había sido el municipio de Los Santos, en Santander.

No obstante, la profundidad del movimiento telúrico impidió que se sintiera de manera importante en otras regiones. Los santandereanos fueron los que más lo notaron y comentaron que al mismo tiempo caía un fuerte aguacero en la región.

El Servicio Geológico no registraba temblores de una magnitud significativa desde el pasado martes 2 de febrero, cuando informó de dos sismos de 3,4 y uno de 2,6 grados.