Al parecer, la guerra que se libra en el Catatumbo entre grupos paramilitares, las guerrillas y el narcotráfico ha hecho que estas estructuras criminales estén interesadas en incorporar a sus filas a los militares fugados del régimen de Nicolás Maduro.

Así lo sostiene Wilfredo Cañizares, vocero de la Fundación Progresar, que ha dicho que en manos del Estado colombiano está regular la permanencia de estos hombres quienes buscan que el país los reconozca como refugiados, informó La F.M.

“Nosotros hemos insistido que el grupo de militares, que según la Cancillería solo son 346, son una verdadera bomba de tiempo en nuestra región […] cualquiera de estos militares son reclutados en grupo o de manera individual por paramilitares, por guerrilleros, por narcotraficantes y lo que harán será fortalecer las estructuras criminales”, manifestó Cañizares a esa emisora.

De hecho, la misma ONG precisó que la espiral de violencia que azota a Cúcuta y a Norte de Santander podría llevar consigo a niños y jóvenes venezolanos marginados y desprotegidos, que vagan por las calles de la ciudad fronteriza o de poblaciones limítrofes con Venezuela.

“Nosotros hemos encontrado que Los Rastrojos, que operan en el municipio de Puerto Santander, tienen miembros venezolanos y venezolanas (…) Los Gaitanistas, sobre todos los que están operando en la frontera con Villa de Rosario y Cúcuta, están reclutando venezolanos y venezolanas, pero son las grandes mafias del gran contrabando y narcotráfico quienes están induciendo a los jóvenes venezolanos a pertenecer a estas estructuras“, indicó Cañizares a Caracol Radio.

Hasta el momento, la Cancillería colombiana estaría preparando los protocolos necesarios para responder a la crisis generada por los desertores, sobre quienes existe la sospecha de que estarían realizando entrenamientos militares.

No tenemos ninguna información verídica que se estén haciendo esas actividades y si se hicieran, tendremos que aplicar todos los elementos de ley”, indicó a La F.M. Víctor Bautista, director de Asuntos Fronterizos de la Cancillería de Colombia.