Hasta el momento, todas las manifestaciones se han desarrollado en completa normalidad. No ha habido enfrentamientos entre los manifestantes y las autoridades.

Con el paso de las horas, estudiantes, indígenas, sindicatos y movimientos sociales se siguen movilizando hacia la Plaza de Bolívar. Si bien en la mañana la convocatoria no parecía haber logrado un alto impacto, hacia el mediodía y en horas de la tarde las multitudes en las calles han crecido significativamente, destacó AFP.

Tal es el efecto del llamado a marchar, que Transmilenio ha visto afectada gran parte de su operación y, por lo menos, ocho de sus troncales han tenido que cerrar varias de sus estaciones.

La expectativa por lo que pueda suceder en la Plaza de Bolívar es bastante alta, pues el alcalde Enrique Peñalosa había restringido el acceso por los trabajos de montaje del espectáculo navideño que prepara la capital para sus ciudadanos.

No obstante, el alcalde dijo que “debido a la insistencia de organizadores del paro” la decisión que se tomó fue despejar la plaza para la concentración.

Peñalosa dijo que espera un buen comportamiento de los marchantes durante toda la jornada.