En entrevista con El Tiempo, Urrutia aseguró que el compromiso de la nueva alcaldía es “potenciar la reserva”. 

Aunque reconoce la importancia de asegurarle a la población “la función ecológica y la conectividad”, la funcionaria fue enfática en que “cualquier alternativa que se determine como necesaria para desembotellar el tráfico de la ciudad tiene que hacerse sobre la base de las proyecciones poblacionales que tenemos, no las que imaginamos”.

De igual forma, resaltó la necesidad de entablar un diálogo con la comunidad para alinear el objetivo principal: “la conservación de servicios ecosistémicos y la integralidad de la reserva”.

En la misma entrevista con el diario, Carolina Urrutia también habló de los planes que tiene para mejorar la calidad de aire de Bogotá que, según ella, es su prioridad: “Una de mis primeras tareas es sacar un nuevo plan decenal de calidad del aire”, dijo.

La secretaria de Ambiente de Bogotá incluyó en su conversación con El Tiempo otros temas como la protección de los humedales y el arbolado urbano y la tala, una de las grandes controversias de la administración Peñalosa.