La iniciativa busca “brindar productos de mayor calidad, reducir los riesgos de los consumidores y productores, terminar la inseguridad que rodea este negocio y acabar el microtráfico en las ciudades de Colombia”, detalla un comunicado del equipo del senador de la Lista de la Decencia.

Además aspira a abrirle paso al modelo de regulación, usando como base los formatos que ya hay en Holanda, Estados Unidos, Canadá y Portugal, donde existen los llamados ‘Coffe Shops’ de marihuana recreativa. Asimismo, busca generar todo un marco normativo en el que, incluso, se crearía el Instituto Colombiano para la Regulación de Cannabis (Icoreca).

El Icoreca sería “una entidad adscrita al Ministerio de Salud y tendría a su cargo la implementación de la política nacional relativa a la importación, exportación, producción, almacenamiento, comercialización y uso del cannabis recreativo para adultos”, agregó la información.

En caso de aprobarse el proyecto de ley, los medios legales para acceder a la marihuana serían dispensarios de cannabis, clubes sin ánimo de lucro, sitios web del Gobierno y los demás que creen los entes territoriales. El consumo sería exclusivo para mayores de edad y quien venda a un menor incurrirá en las sanciones penales ya establecidas.

La iniciativa también quiere fijar un impuesto al cannabis para uso adulto y “el 50 % de los recursos derivados tendrán una destinación específica para garantizar la implementación y diseño de estrategias para prevenir el consumo”.

De acuerdo con La W, el exmandatario ha sido abanderado de discutir un cambio de enfoque en la lucha contra las drogas y por lo tanto apoyará el proyecto del senador cercano al petrismo. Asimismo, esa emisora asegura que el también ex jefe de Estado César Gaviria también evalúa qué posición tomar al respecto.

Sin embargo, el Centro Democrático sí expresó su oposición frontal a la iniciativa. La congresista Paloma Valencia dijo a La FM que el marco que propone Bolívar sería inconstitucional y también iría en contra de la recién aprobada prohibición de la dosis mínima en entornos específicos.

En la opinión de Valencia, el tema no alcanzaría a contar con apoyo suficiente, y también desestimó que el apoyo de Santos fuera a jugar un papel significativo al respecto. “Tocará ver cuantos senadores le quedan al expresidente Juan Manuel Santos y ver como recibe la opinión pública la idea de que la marihuana se pueda consumir en los espacios públicos”, sostuvo, citada por ese medio.

En Colombia el cannabis se legalizó a finales de 2015 para uso medicinal, con la posibilidad de licencias para la posesión de semillas, así como para establecer cultivos. En julio de 2016 el Gobierno expidió los decretos que regulan la evaluación y el seguimiento a las licencias que otorga en el uso de semillas para siembra y el cultivo de plantas de cannabis psicoactivo y no psicoactivo.