Según Asprilla, de ese lugar los ladrones sustrajeron un celular que tiene destinado a sus comunicaciones por WhatsApp y la memoria de la cámara de su camarógrafo

Pero el hecho, que podría catalogarse como uno más de los que se presentan en la capital, incluso en uno de los recintos que se consideran más custodiados, por la ola de inseguridad que la afecta, reviste mucha más gravedad.

A ese celular, aseguró Asprilla en la Cámara, la ciudadanía se comunica con él para hacer las denuncias y en la memoria de la cámara hay testimonios detallados de cómo la Policía ingresó a la Universidad de Cundinamarca, en Soacha, la semana pasada.

“Lo que pretenden con esto es amedrentar a los jóvenes que se comunicaron con nosotros vía WhatsApp. Seis jóvenes habían sostenido conversación con nosotros por este teléfono”, denunció Asprilla.

“Hago un llamado a que el Gobierno Nacional, a que la Alcaldía de Soacha, y a que la Policía como institución proteja la integridad y la vida de estos jóvenes”, dijo el congresista, y advirtió: “Cualquier cosa que les pase a los jóvenes víctimas de abuso policial en la Universidad de Cundinamarca, recae única y exclusivamente en aquellos policías abusivos y arbitrarios que se atrevieron a golpearlos de la manera más salvaje”.

También dijo que los jóvenes agredidos por algunos policías estaban siendo objeto de amenazas para que no denunciaran lo que había pasado.

“Que me escuches todos y cada uno de los policías corruptos, arbitrarios y abusivos que golpearon a los jóvenes de la universidad de Cundinamarca en Soacha: no les tengo miedo. Voy a hacer denuncias sin cuartel para que se esclarezcan los hechos acaecidos la semana pasada”, dijo.