El condenado José Miguel Narváez, sentenciado por instigar el asesinato de Jaime Garzón, apeló esa decisión, y el Tribunal Superior de Bogotá resolvió quitarle cuatro años de condena porque considera que el crimen del humorista no se puede calificar como uno de lesa humanidad, informó Blu Radio.

De acuerdo con los magistrados, asegura la emisora, para la fecha del homicidio de Garzón, el 13 de agosto de 1999, no estaban tipificados los delitos de lesa humanidad en el ordenamiento jurídico colombiano.

Así entonces, Narváez quedó con una condena de 26 años por “un acto de sicariato de la temida banda la Terraza ordenado por Carlos Castaño”, asegura Semana citando el fallo del tribunal, en la que el Estado no tuvo responsabilidad.

Ahora, la defensa del condenado apelara ante la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, asegura Semana.

Con esa decisión, dice la revista, se corre el riesgo de que se cumplan los términos de prescripción que, según abogados del exsubdirector del DAS, se efectuaría el próximo 13 de agosto, cuando se cumplen 20 años de la muerte de Garzón.

No obstante, la defensa de la familia del asesinado humorista asegura, de acuerdo con el medio, que esa prescripción solo se podría aplicar hasta 2021.

Lo cierto es que de cumplirse esa prescripción Narváez podría recuperar su libertad.