Parra Cubillos, de 47 años, se desempeñaba como coordinador regional de la Corporación para el Desarrollo Sostenible de La Macarena (Cormacarena), y fue tiroteado por sicarios en motocicleta cuando llegaba a las oficinas de esa entidad, en Meta.

El asesinato de este ambientalista lo confirmó la Defensoría del Pueblo, en Twitter, y dijo que Javier Francisco Parra Cubillos era “protector de Caño Cristales desde su posición de coordinador del accionar de Cormacarena”.

A su turno, el procurador general, Fernando Carrillo, dijo que defender el medioambiente y la riqueza de los bosques y selvas “ha convertido a nuestros líderes ambientales en blanco de las mafias criminales”.

El gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, se sumó al rechazo por este crimen y pidió proteger a defensores de la naturaleza de “los criminales que están devastando nuestro medioambiente”.

Gobierno ofrece recompensa por asesinos de Javier Francisco Parra, defensor de Caño Cristales.

En respuesta a estos llamados para que autoridades capturen a los responsables, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, ofreció una rueda de prensa en donde anunció que aumentará la recompensa hasta de 300 millones de pesos por información que permita dar con los asesinos.

“Este es un asesinato que nos duele, que le duele a la región y a Colombia, y que pone fin a la vida de un hombre dedicado a las tareas en defensa del medioambiente”, dijo Trujillo.

El ministro hizo un recuento de la trayectoria de Parra Cubillos y de todos los aportes que hizo en defensa de la biodiversidad, y aseguró que leía la hoja de vida porque “se mató a un hombre de esta tierra, y que se preparó para dedicar su vida al servicio del medioambiente”.

Mataron a un verdadero líder”, agregó Trujillo, en rueda de prensa.