La carta homofóbica, anónima y con protuberantes fallas en su estructuración y redacción, fue radicada ante la Secretaria de Salud Municipal, con copia a la Alcaldía de Cali y a la Procuraduría.

Su contenido fue denunciado por la Secretaría de Salud, que en términos vehementes la rechazó por considerar que vulnera los derechos de todos los colombianos a recibir atención médica sin distinción de ninguna naturaleza, según El País.

Notros siempre hemos manifestado que todo colombiano tiene derecho a trabajo digno y a recibir una atención digna, no se trata de una postura personal sino una política nacional”,

dijo el secretario de Salud, Alexánder Durán, en declaraciones a ese medio.

El artículo continúa abajo

En su carta, los firmantes consideran no solo que se les debe impedir la prestación de servicios médicos a la comunidad LGBTI sino que además advierten que impedirán la contratación de personas de este segmento de la población para que trabajen en esa entidad, aunque no dicen cómo lo van a hacer.

Los autores de la carta serían miembros del personal del sector de la Salud adscrito a las ESE Oriente y Centro de la ciudad.

Rechazamos de manera absoluta la presencia de trabajadores homosexuales en estas instituciones y que vamos hacer (sic) lo que esté en nuestras manos para que ya no trabajen más aquí, pues estos no tienen derecho a trabajar en una sagrada institución de salud (…)”,

señala el panfleto.

La alcaldía, a través de su oficina de Diversidad Sexual y de Géneros anunció que va a investigar el origen de la carta para presentar una denuncia contra sus autores por discriminación.