De acuerdo con la Secretaría, el animal, de la especie puma concolor, había sido trasladado desde el municipio de Tauramena (Casanare) hasta Bogotá.

La persona que tenía al animal les dijo a las autoridades que lo encontró en su finca y lo llevó hasta Bogotá, supuestamente,  para ser recuperado.

La entidad apunta que el puma tiene muchos problemas de salud y dificultad para movilizarse.

“Vamos a hacer todo lo posible por recuperarlo, ya ha sido examinado por veterinarios y se está alimentando con la ayuda de nuestros funcionarios”,  dijo la secretaria Carolina Urrutia.

Puma, en muy malas condiciones en Bogotá

El animal incautado, anota la Secretaría, es una hembra de edad prejuvenil con un peso de 7,1 kilogramos. Tiene “una baja condición corporal y delicado estado de salud”, pues manifestaba dolor en la zona abdominal y debilidad espástica en las piernas.

Además, estaba en precarias condiciones y tenía contacto estrecho con seres humanos y animales domésticos que afectaron su estado natural.

“Estos factores no solo reducen las posibilidades de reincorporarse a su hábitat, sino que ponen en riesgo su sobrevivencia”, dijeron las autoridades.

El puma ya está en el Centro de Atención y Valoración de Fauna y Flora Silvestre. Allí se le hacen radiografías, exámenes genéticos y estudios detallados para definir cuál debe ser el proceso de intervención.

Así luce el puma incautado en Bogotá: