De acuerdo con Adriana Hernández, integrante de la asociación de residentes del Chicó (norte de Bogotá), un día antes de lo previsto y sin ningún aviso, llegaron “cerca de 20 cuadrillas de trabajadores, se distribuyeron por todo el parque y talaron muchos árboles”, aseguró en City Noticias.

Debido a la tala de los árboles en el exclusivo parque, la comunidad hizo una protesta en la mañana de este lunes y manifestó que la acción se trataba de un “arboricidio” por parte del Jardín Botánico.

Sin embargo, según se pronunció un vocero de la entidad del Distrito, la razón que es para evitar los riesgos que puede generar el mal estado de los árboles:

“No es un arboricidio. No es una simple tala. Es una intervención integral en la que encontramos muchos árboles que tienen afectaciones como fisuras, grietas, pudrición basal, descortezamiento, presentan daños estructurales, están secos o muertos en pie. Y claramente son susceptibles al colapso”.

Pero los líderes ambientalistas reclamaron en Caracol Radio que el acuerdo de comenzar la tala con un primer grupo de 40 árboles se había hecho con la Veeduría Distrital, el Jardín Botánico, el Acueducto de Bogotá, la Secretaría de Ambiente y la comunidad.

“Se había acordado que se iban a talar algunas especies, pero no se ha presentado un plan integral de toda la compensación. Tampoco hemos tenido claridad, ni ha habido transparencia por parte del Jardín Botánico. La semana pasada conocimos que se iba a programar una tala para el día de mañana [martes 8 mayo] y sorpresivamente hoy en la mañana llegaron”, añadió Hernández en el noticiero.

El artículo continúa abajo

Entre tanto, la entidad Distrital se comprometió: “En compensación por esos 47 árboles, vamos a plantar entre 80 y 105 árboles nuevos de especies nativas como roble, guayacán, nogal y abutilón. Vamos a hacer el traslado de tres árboles que consideramos que están en muy buen estado y que pueden sobrevivir”, agregó esta última emisora.

Así es la reacción de los ciudadanos en redes sociales.