Medios como El Espectador dicen que el interno es Óscar Eloín Laverde Hernández, y que la fuga se dio en horas de la noche mientras esperaba “que le hicieran una prueba para confirmar” si es portador de coronavirus.

Una vez la guardia alertó que el interno había salido de allí, la Policía desplegó un operativo por los barrios aledaños a la clínica, ubicada en el Barzal, hasta que sobre el mediodía de este jueves lograron atraparlo.

El alcalde de Villavicencio, Felipe Harman, confirmó la recaptura de Laverde, horas después de que ofreciera, en Twitter, “hasta 2 millones de pesos” para quien brindara información que permitiera ubicar al reo.

“Agradecemos a la Policía y dragoneantes del Inpec que lograron la recaptura de este interno que estuvo prófugo durante 17 horas”, dijo Harman, citado por el periódico, y aprovechó para cuestionar la labor del Inpec y de quienes están al frente del penal.

Esto, porque los reclusos “se están volando de las narices del Inpec que, de forma irresponsable, no respeta los controles y protocolos de salud pública y es incapaz de cumplir con el ejercicio de sus funciones”, según declaración que recoge El Tiempo.

Si bien el mandatario local no dejó claro si esta persona es portadora del virus, lo cierto es que la cárcel de Villavicencio es la de mayor número de contagios en el país al superar los 800 casos positivos, con tres reclusos muertos.

Por ahora, los dos medios aseguran que Laverde registra antecedentes por hurto agravado, explotación sexual de menores y violencia intrafamiliar. Toda una ’joyita’.

Este fue el anuncio del alcalde.