En la audiencia de legalización de captura de la hija de la excongresista se contaron detalles de su cambio de imagen y de nombre, según Caracol Radio

La joven dijo a la emisora: “Desde que tengo 13 años he tenido el cabello negro, durante 8 meses de mi vida lo tuve rubio, cuando tenía 17 años; es decir, simplemente volví a mi apariencia anterior, como una manera de hacerle un tributo a mi madre.

Cabe destacar que unas imágenes divulgadas por La W muestran que la hija de la condenada excongresista se modificó la cara, se oscureció el cabello (antes era castaño claro, casi mono) y se pigmentó las cejas.

Asimismo,  la joven se puso pestañas y sus labios se ven más pequeños y definidos que antes. La emisora dice que también se hizo unos retoques en su nariz, aunque estos no son muy notorios.

Por otro lado, Noticias Caracol informó que madre e hija se cambiaron el nombre hace nueve meses en Barranquilla.

Según el noticiero, en la notaría octava de Barranquilla hay un documento  en el que consta que la excongresista habría cambiado su nombre de Aída Josefa Merlano Rebolledo a Aída Merlano Rebolledo.

El medio habló con el notario Mauricio Villalobos, que dijo que la hija de la fugitiva argumentó motivos personales para el cambio de nombres.