La presencia de la niña en esas alturas llamó la atención de las autoridades, entre las que estaba el auxiliar David Santiago Mejía, que presta su servicio militar obligatorio en la Policía, reportó Vanguardia.

Mejía accedió al techo de la edificación a través de una ventana, y, con sigilo, camino por sobre las tejas hasta estar muy cerca de la niña.

Cuando el uniformado ya estuvo cerca de ella, la menor no supo qué hacer, retrocedió un poco y el auxiliar la tomó por una mano. Ahí terminó el intento de suicidio.

En ese momento, otros uniformados y miembros del cuerpo de bomberos de la capital santandereana se acercaron y ayudaron a Mejía a completar la misión de rescate de la niña que, de acuerdo con el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, general Luis Ernesto García, citado por Vanguardia, “tiene a sus padres en la cárcel y sus hermanos tienen problemas de drogadicción”.

“Fue algo de mucha tensión, porque cada paso que daba corría el riesgo de pisar en falso y el techo de la vieja vivienda podría colapsar”, relató a ese medio el auxiliar Mejía.

“Pero gracias a Dios llegué hasta donde estaba la niña, pude dialogar con ella y convencerla para que no cometiera esa locura”, remató el joven convertido en héroe.

En Colombia, cualquier persona que esté sufriendo problemas de ansiedad, depresión o algún otro asociado a la salud mental o el consumo de sustancias psicoactivas, puede comunicarse con las líneas telefónicas que el Ministerio de salud habilitó en las diferentes ciudades del país, o marcar desde su celular al 192, opción 4.

También puede buscar ayuda en la aplicación Way Pacientes o consultar las preguntas frecuentes alrededor del tema que hay en la página del Gobierno dedicada al coronavirus.

No olvide, además, preguntar por los programas que tiene su prestador de salud y no tema agendar una cita con un profesional si cree que la necesita.