La emisora informó que la suspensión de ese tipo de arma por parte de la Policía, y de la munición de impacto dirigido, se hará porque la Procuraduría General hizo esa solicitud en el desarrollo de la investigación por la muerte del joven.

Y es que, para el ente de control, la escopeta calibre 12 “representa un serio peligro para la comunidad, lo cual se ha hecho palpable no sólo en Colombia, sino de manera reciente en Chile y desde épocas pretéritas en varios países”.

Además, el Ministerio Público señaló que con la incorporación de ese artefacto en el inventario del Esmad se vulneró el artículo 216 de la Constitución Política que dice que el fin de la Fuerza Pública “es el mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas, y para asegurar que los habitantes de Colombia convivan en paz”.

Cabe recordar que la munición con la que fue herido Cruz en una protesta pacífica que se hizo en el centro de Bogotá fue denunciada por Human Right Watch por violación de derechos humanos.

Asimismo, por ese proyectil, que impactó la cabeza del joven, murieron 53 personas en todo el mundo, en 27 años, y casi 2.000 quedaron lesionados, entre 1990 y 2017 de acuerdo con un informe publicado por British Medical Journal.

Por ahora, la Policía no ha hecho ningún pronunciamiento oficial sobre la solicitud de la Procuraduría.