La periodista iba con micrófono en mano, corriendo por el recinto entre cámaras y otros colegas. Sin embargo, para quien tomó la foto y los que la compartieron, Fonseca estaba era “exhibiendo el cartel”.

A raíz de la Las críticas contra ella y la emisora no se hicieron esperar y se multiplicaron en la red social Twitter principalmente. Allí también publicaron otra foto de la comunicadora hablando con personas afuera de la Corte, dando a entender que eran manifestantes:

Incluso el propio Uribe mencionó el tema en su prolongado discurso de la noche después de terminado el primer día de indagatoria, reiterando en su interpretación de la imagen:

El Centro Democrático también publicó un comunicado asegurando que “rechaza cualquier manifestación que no esté enmarcada dentro del respeto”.

Sin embargo, también lamentó que “algunos periodistas tomen partido en las situaciones coyunturales del país dejando de lado su verdadera labor de informar a los colombianos de manera imparcial y objetiva”. Esto último deja entender que se guió solo por versiones que hablaban de la foto de la periodista, que desestimó el contexto en que sucedía o que le molestó que visibilizara un cartel tan duro con el expresidente, pero también que, en su concepto, hay más periodistas que incurren en las conductas que denuncia.

Al final de la jornada, Fonseca explicó la situación en su cuenta de Twitter: “No puedo irme a descansar sin antes explicarle a mis oyentes lo que sucedió hoy con una imagen en la que yo sostengo un afiche en el que aparece el rostro del expresidente Uribe señalado de genocidio. Eso no fue mi intención, yo solo sostenía un documento, un afiche que me entregó una fuente, una fuente del trabajo que yo hice como periodista hoy en la corte suprema de justicia registrando los hechos”, expresó.

Según ella, recoger una evidencia de tal acusación era algo propio de su labor de periodista, aunque no mencionó que fue una ligereza haberlo portado de la manera en que lo hizo.

Luego mencionó que ha sido blanco de “señalamientos, amenazas, intimidación y groserías” por esto, pero comentó que prefiere “hablar en defensa de la labor del periodista. El trabajo del periodista es consultar a las dos fuentes, y eso fue lo que hice hoy. Tengo el compromiso de seguir consultando las dos fuentes así tenga que ser sometida a este tipo de situaciones”, concluyó.

La Flip denunció las amenazas contra Fonseca, al mismo tiempo que algunos de sus compañeros se manifestaron en Twitter apoyándola después de desatada la polémica: