“Este tipo de volantes lo único que hace es seguir esa política de persecución histórica que hemos vivido los pueblos indígenas”, manifestó Édgar Velasco, secretario de la Asociación de las Autoridades Indígenas del Suroccidente Colombiano (Aiso), en diálogo con RCN Radio. 

El vocero agregó que el derribo de estatuas en diferentes ciudades del país, durante el paro nacional, se hace en medio de una “sentencia histórica” en contra de los conquistadores españoles que llegaron a América.

En Cali, la estatua de Sebastián de Belalcázar derribada está siendo reparada por expertos, mientras se adelanta una mesa de trabajo con cabildos indígenas, consejos comunitarios, instituciones y la ciudadanía para encontrar nuevos íconos incluyentes para la ciudad, añadió esa emisora. 

Indígenas Misak también tumbaron estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, en Bogotá 

Una decena de indígenas de la comunidad Misak derribó la estatua del fundador de Bogotá que estaba ubicada en la plazoleta de la Universidad del Rosario.

“¡A partir de estos momentos, Bogotá no va a tener más a este violador, a este supuesto conquistador!”, gritó uno de los integrantes de la comunidad indígena que derribó la estatua.

En videos e imágenes difundidas en redes sociales se aprecia el momento en que las personas de esa comunidad también vociferan en contra de Gobierno Nacional mientras sostienen banderas de Colombia al revés.

(Vea también: ¿Qué significa la bandera al revés? J Balvin y Falcao la usaron).

Chirimiskai Didier, uno de los líderes indígenas que participó en los hechos, explicó en Noticias Caracol el significado simbólico de la acción que cometió la comunidad Misak.

“El pueblo Misak, las mujeres mestizas y las mujeres indígenas, en su mes, han dicho no más a los símbolos de la desmemoria y de los violadores. […] Es una historia que no se ha contado, la de los supuestos ganadores. ¿Dónde están [las estatuas de] nuestros caciques? A estos violadores sí, a los que despojaron a nuestros abuelos”, indicó en ese canal.