Son pocos, en realidad, pero permiten hacerse una idea de lo que es esta joven integrante del Partido Verde, cuya imagen tuvo un fuerte impulso esta semana al responder en un video, una a una, las objeciones que planteó el presidente Iván Duque a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Ella es hija única, su padre vive en Santa Marta, y, seguramente, por esos dos factores, le dijo a la revista Semana que trata de buscar todos los espacios que pueda para “parchar con los papás”.

Allá está cuando les saca e tiempo a otras actividades como sus quehaceres en el Congreso, “explicar los temas a la opinión pública y defender la paz”, agrega la publicación.

¿Y cómo lo hace? Ella misma se define en la revista como “una persona apegada a los argumentos, alejada de las pasiones, y siempre pensando en la manera de encontrar consensos”.

“Llegué al Congreso con el único propósito de defender la paz”, le dice Goebertus a la revista, que recuerda que obtuvo más de 83.000 votos, “una votación estrepitosa para una novata”.

Semana trae a colación el hecho de que ella, para conseguir esa cantidad de votos, “no tuvo reuniones comunitarias, ni ediles ni concejales que ejercieran de capitanes en su campaña”.

“Goebertus también hizo campaña en redes y en medios alternativos”, agrega la publicación. “Su perfil técnico y poco populista demuestra que la política ha cambiado”.