El presidente Iván Duque hizo un recorrido para conocer de cerca los proyectos productivos que tienen los desmovilizados en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR), en un caserío de San José de Oriente, en el municipio de La Paz.

Luego de visitar proyectos de panadería, de animales de granja y de confección de telas, Duque se encontró con un espacio en el que fabrican botas estilo militar.

“¿Estas botas las están haciendo acá? ¿A cómo están vendiendo los pares?”, preguntó el presidente, mientras observaba atentamente el material del producto.

“Las largas están saliendo a 140 (mil pesos), y las cortas a 120 (mil pesos)”, respondió el vendedor.

Una vez escuchó el precio, Duque se animó a comprar y pidió unas de color amarillo talla 40.

“Yo voy a hacer mi comprita hoy. Venga me las mido”, dijo, y se las llevó puestas.

Con botas nuevas (y baratas que le salieron), el mandatario continuó su recorrido por el sitio, pues minutos antes se había dirigido a la comunidad para explicar las objeciones que planteó a los seis artículos de la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Las objeciones “no tocan, no afectan nada, de lo que se puede considerar por parte de los excombatientes como algo que los pusiera en inseguridad”, señaló, según comunicado de Presidencia.

Duque también hizo varias promesas a los excombatientes, entre ellas que los seguirá apoyando para que saquen adelante estos proyectos, que dará continuidad a los ETCR y que invertirá unos 37 billones de pesos para ese objetivo.

“Yo soy optimista. ¿Saben por qué? Porque veo caras de reincorporación, pero sobre todo de reconciliación. Veo caras de esperanza. Veo testimonios de esperanza. Nuestra meta es hacerlo mejor todos los días”, concluyó el mandatario.