La primera sanción fue por 5.031’566.796 pesos por fallas en la prestación del servicio de aseo, específicamente en la disposición final de residuos, informó la Superservicios.

La entidad destacó que el operador incumplió varias especificaciones técnicas de la normatividad, hallazgos hechos en una investigación iniciada en diciembre de 2017.

La segunda multa fue de 550’382.481 pesos. Esta fue por no tener un Plan de Emergencia y Contingencia ajustado a la normatividad.

De acuerdo con la superintendencia, esto puso en riesgo la prestación eficiente del servicio público de aseo y los derechos de los usuarios.

Las visitas técnicas para determinar estas sanciones tuvieron lugar entre agosto de 2016 y septiembre de 2017. Entre la ‘montaña’ de irregularidades hubo “incumplimientos en el cubrimiento diario de residuos, la recolección y tratamiento de lixiviados, el control de insectos, roedores y otros vectores”. destacó la entidad.

También hubo inconsistencias en el tránsito de vehículos, especialmente en temporada de lluvias, e inadecuada gestión en la disposición final de residuos de construcción y demolición, destacó el organismo de control.

Si bien la sanción es dura, podría no ser la única pues están en curso otras 2 investigaciones por fallas en el servicio e incumplimiento de un acuerdo de gestión suscrito con ese operador.

Hace apenas dos semanas, el relleno sanitario fue protagonista de más irregularidades. Un deslizamiento de basuras despertó a los vecinos de Doña Juana debido a su magnitud.

De hecho, en esa oportunidad, el olor se habría extendido por varias localidades, entre ellas Usme, Kennedy, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe Uribe y Tunjuelito.

Llama la atención que después de 4 años de que comenzaron las investigaciones y se empezaron a hallar las irregularidades en el relleno sanitario, justo se imponga la multa cuando ocurrió el derrumbe. ¿Habrá tenido algo que ver?