Antes de desaparecer, el menor había sido visto por vecinos, en el barrio La Legua, de esa población, cuando iba para el parque, informó Noticias Caracol.

María Porras, habitante del sector le contó al informativo que los vecinos se reunieron para encontrarlo, pero llegó la noche y no hubo rastro de él.

Un día después, según el noticiero, una mujer halló al niño caminando por la vía a Lenguazaque.

Además de tener signos de maltrato, el niño no hablaba, y tuvo que ser llevado a una clínica en Bogotá, destacó el medio.

Ante el hecho, autoridades del municipio ofrecieron $3 millones de recompensa por información sobre el caso.