Se trata de Tania Morales, una habitante de Bogotá que se contagió de coronavirus, al igual que otros cuatro miembros de su familia, aunque los más delicados fueron sus padres.

La mujer le contó a Noticias Caracol que su papá y su mamá, ambos de 70 años, comenzaron a tener graves complicaciones de salud a causa del COVID-19 y necesitaron atención hospitalaria.

En primer lugar estuvo su mamá, que falleció luego de tres días esperando que le asignaran una unidad de cuidado intensivo en la capital. Ahora sucede los mismo con su papá, van 4 días y todavía no le han asignado una cama de atención especial.

Tania le dijo al noticiero que para salvar la vida de sus padres ha verificado desde clínicas privadas hasta hospitales de la red pública en distintas puntos de la ciudad, y que en todo lado le dieron la misma respuesta: “No hay camas”.

La mujer tuvo que escuchar muchas veces la misma respuesta, que los centros médicos tenían más pacientes en la lista de espera y por eso instó al Distrito a responder por las declaraciones que han dado Claudia López y sus funcionarios:

“Uno se pregunta, al igual que muchas familias que están pasando por esta situación, se pregunta dónde están las UCI. ¿En la mente de la alcaldesa? ¿En la mente del secretario de Salud? ¿Por qué si están físicamente no las muestran y las empiezan a gestionar para que los pacientes que lo están necesitando puedan acceder a ellas”.

Y es que el testimonio se conoce apenas unas horas después de que varios funcionarios de la Alcaldía de Bogotá aseguraran que la ciudad todavía tienes camas disponibles para los pacientes contagiados más graves.

Este jueves, la Personería aseguró que “la demanda de camas UCI-COVID supera el 100 % de la disponibilidad existente en gran parte de la red privada”, algo que explicaría la espera que vive la ciudadana; sin embargo, la alcaldesa López rápidamente salió a asegurar que esa cifra era falsa.

Incluso, el despacho del secretario de Salud, Alejandro Gómez, a quien menciona la denunciante, difundió un video en el que el funcionario afirmó tajantemente que Bogotá tiene “camas disponibles para la atención de los pacientes COVID” y que “no es cierto que exista un copamiento de la oferta de cuidados intensivos”.

Pero mientras el Distrito califica como una “salida en falso” la advertencia del personero Julián Pinilla, la mujer continúa esperando una UCI para su padre que está intubado porque no puede respirar bien y “sus pulmones están inflamados”, según el reporte de los médicos.

Esta es la denuncia: