Ante el temor que la mujer tenía de que su marido supiera de esa infidelidad, Lucely se deshizo del menor fingiendo que lo habían secuestrado: denunció que hombres en una camioneta negra la abordaron y la amenazaron con armas de fuego cuando supuestamente ella se bajó de un bus intermunicipal, informó El País de Cali.

La vallecaucana aseguró que todo había ocurrido hacia las 7 de la noche de este domingo 3 de noviembre y que si bien ella forcejeó con los supuestos delincuentes, estos raptaron al pequeño, indicó el mismo diario.

De inmediato, las autoridades empezaron una investigación para dar con el paradero del pequeño, que en realidad estaba en manos de un familiar de Lucely, luego de que ella lo entregara voluntariamente, señaló CM&.

Ese noticiero también divulgó un audio en el que la mujer expresaba su preocupación de que su esposo se enterara de la infidelidad. “Si yo no hago algo rápido, yo sé que en cualquier momento él se da cuenta porque este niño no se parece en nada a él”, manifestó la descarada madre.

De acuerdo con el informativo, la mujer será procesada por falsa denuncia, mientras que el niño permanece en poder del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Ninguno de los dos medios señaló si se tomarán acciones contra el familiar que recibió al pequeño.