De acuerdo con Alerta Paisa, este reprochable suceso ocurrió en el sector de Calatrava del municipio de Itagüí, vecino de Medellín, después de que Esteban Sánchez Brant dejó caer una garrafa de aguardiente.

Sánchez Brant habría estado en un alto grado de alicoramiento y la botella, recién comprada, se le resbaló y se rompió al caer al piso. Las personas que estaban compartiendo con él se molestaron y lo empezaron a golpear.

Los supuestos amigos de la víctima, unas 5 personas, agarraron palos y le dieron una paliza hasta que murió, detalla ese portal.

La madre del joven se dio cuenta de la golpiza que estaba recibiendo su hijo y salió corriendo hasta el CAI de Calatrava. Sin embargo, cuando volvió con varios oficiales, Esteban ya estaba muerto, indica Alerta Paisa.

La Policía capturó a los 5 sujetos y estos serán judicializados por el delito de homicidio en primer grado, señala por su parte Noticentro CM&.