La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) informó este martes que la decisión la tomó la Sala de Amnistía o Indulto, que “concedió la libertad condicionada a los ciudadanos irlandeses Martin John Mc Cauley, Niall Terrence Connolly y Séamus O’ Muineacháin, por el delito de entrenamiento para actividades ilícitas”.

Igualmente esa Sala también le otorgó la “amnistía de iure (por derecho) a los tres ciudadanos irlandeses por el delito de falsedad personal, al hacerse pasar por otras personas para su entrada al país”.

La defensa de los irlandeses llevó el caso a la JEP que lo estudió teniendo en cuenta que cumplía con las condiciones: fueron delitos cometidos antes de 1 de diciembre de 2016 y “fueron investigados, procesados y condenados por colaborar con las FARC” al entrenarlos en explosivos, según dice la resolución del alto tribunal.

Los tres irlandeses fueron arrestados en el aeropuerto de internacional El Dorado de Bogotá en agosto de 2001 con documentos falsos, cuando se preparaban para viajar a París. Los extranjeros regresaban de visitar la zona desmilitarizada de San Vicente del Caguán, en la selva del suroeste colombiano, para las fallidas negociaciones de paz entre el Gobierno y las FARC.

Diego Alejandro Martínez, abogado de los irlandeses en Colombia, dijo al diario El Tiempo que esta primera decisión es un avance de fondo, porque ayuda a cerrar capítulos de conflictos que por varias razones terminaron entrelazados. “Hay que aclarar que, a pesar de las sentencias, ninguno de los tres militó nunca en un grupo terrorista. Además, es claro que ninguno de los delitos por los que se les condenó en su momento tienen víctimas, por lo que esperamos pronto se les emita la amnistía completa”, precisó el abogado.

Ahora McCauley (de 58 años), Connolly (de 75 años) y O’ Muineacháin (de 55 años) deben cumplir con el acta de compromiso de verdad que firmaron cuando se postularon a la JEP, con el fin de que se haga efectiva la amnistía.