La versión que entrega la emisora Ecos del Combeima es que el niño de nueve años, al parecer, se peleó con su hermanito, de 14, en medio de un juego, y que fue ahí cuando le habría lanzado un machete sin medir las consecuencias.

El medio local cita a fuentes de la familia para decir que al menor de 14 años lo trasladaron al hospital debido a una “herida superficial en el brazo” que sufrió con el machete, y que los médicos lo tuvieron que suturar.

En cuanto al otro pequeño, la frecuencia asegura que desapareció por varios minutos y que sus padres lo encontraron sin vida, presuntamente, suspendido de un árbol.

“Fue así que al sentirse culpable y tal vez regañado por la agresión a su hermanito, el pequeño decidió buscar una cuerda para instalarla en un árbol y allí quitarse la vida”, afirma la emisora.

Esta misma versión de los hechos la recogió Alerta Tolima, aunque habla de una “especulación” por parte de las autoridades según la cual se trata de establecer si el menor falleció como consecuencia del castigo de su padre.

“[…] se está investigando si, en efecto, fue un acto de suicidio o si fue que en medio de la rabia su propio padre lo habría estrangulado, no midiendo su fuerza a la hora de castigarlo”, dice la emisora.

Lo cierto, por ahora, es que las autoridades investigan cómo ocurrieron los hechos que desencadenaron esta tragedia, mientras que la comunidad tolimense se encuentra consternada por la muerte de un niño de 9 años al que recuerdan con un apasionado del fútbol.