Según dio a conocer en Twitter la Policía de Cartagena, este martes, el operativo se desarrolló en conjunto con personal de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), y se logró el decomiso de “2.500 celulares de alta gama”.

La mercancía fue incautada debido a que los equipos “no contaban con los documentos que acrediten el legal ingreso al país”.

En diálogo con CM& Noticias, el mayor Miguel Castellanos, comandante de la Policía Fiscal Aduanera, dijo que al revisar la mercancía se encontró que “la declaración de importación solo amparaba a cierta cantidad de celulares”, y que por eso “se les hizo la aprehensión a los teléfonos que quedan fuera de esta declaración”.

El oficial explicó que los celulares eran de marcas reconocidas como “Samsung, iPhone y Nokia”, aparatos que según ese medio fueron avaluados en unos “550 millones de pesos”.

Estos equipos, dice el informativo, estaban “encaletados” en una bodega de la zona franca de Cartagena, pues se cree que pretendían ser comercializados en locales “del centro de la ciudad”.

Este es el informe de CM& Noticias.