La mujer le contó a Noticias Caracol que durante los últimos días ella y las personas con las que viajó a Providencia observaron cómo llegó el huracán Iota al archipiélago con toda su furia.

“Veíamos que el ojo del huracán venía directo y que esa vaina estaba escalando”, destacó la mujer en el informativo.

Sin embargo, señaló que decidieron esperar para irse a San Andrés: “Dijimos mañana a las 7:00 de la mañana salimos”, sin contar que el fenómeno natural se iba a recrudecer.

“A las 4:00 de la mañana eso empezó a soplar. Nosotros teníamos unas ventanas y veíamos cómo se caían los techos y se caían árboles. ¡Eso sonaba impresionante! Era una cosa como si uno tuviera al mar sonando todo el tiempo reventándose. ¡Impresionante!”.

Con el paso del tiempo, la situación empeoraba, contó Chinkousky: “7:00 de la mañana y seguía venteando; 11:00 de la mañana y seguía. Solo pudimos salir hasta las 3:00 de la tarde, muy asustados, a coger morrales”.

La turista agregó que la dueña del hotel en el que se hospedaba le dijo que un fenómeno como este nunca antes había pasado y “que solo los iban a encontrar dentro de 3 días”.

En ese momento, la turista habló con sus acompañantes y decidieron irse para el aeropuerto. “Caminamos 9 kilómetros llegamos al aeropuerto y nos montaron para llegar a San Andrés. 

Huracán Iota no ha dejado llegar ni a la Armada

Y es que el fuerte oleaje ha impedido que la Armada lleve ayudas a Providencia, agregó Noticias Caracol.

Juan Francisco Herrera, jefe de la Dirección General Marítima de Colombia, le dijo al medio que una embarcación que lleva ayudas a los damnificados está frente a Providencia, pero aún no ha podido llegar a la isla.

“La fragata no ha podido fondear, está al frente de Providencia, pero el oleaje es supremamente fuerte y para cualquier embarcación es riesgoso”, destacó.

El testimonio sobre las condiciones en Providencia