La menor de la comunidad Embera Chamí había sido reportada como desaparecida por sus familiares, y de acuerdo con Noticias RCN en horas de la tarde de ese día su cuerpo fue hallado sin vida abandonado en un cafetal.

Según dijo en ese medio la directora seccional de Fiscalías de Risaralda, Adriana Estrada Hincapié, en las últimas horas se entregó un hombre que aceptó haber participado en el atroz asesinato de la menor, el cual dejó consternada a la comunidad ya que le propinaron más de 20 heridas con arma blanca.

“Al parecer, un jíbaro de Mistrató contrató a dos consumidores de sustancias estupefacientes para que asesinaran a la menor”, explicó Estrada, que dijo que el hombre que se entregó habría sido el encargado de sacar a la menor de su casa, bajo engaños, y llevarla hasta un sitio desolado en donde aparentemente estaba el hombre que la atacó.

La Fiscalía General dio a conocer por medio de Twitter que este hombre, al que el noticiero identifica como Jesús Alberto Rodríguez, “aceptó cargos por el delito de feminicidio agravado” contra la menor de 14 años, y que un juez lo envió a la cárcel.

En cuanto a los motivos que estarían detrás del asesinato de la pequeña, la fiscal Estrada dijo ante medios que de acuerdo con el relato del procesado “estas personas indígenas eran las responsables de los hurtos que se estaban presentando” en la vereda Miraflores, en donde vivía la familia de la menor.

No obstante, el comandante de Policía de Risaralda, coronel Daniel Gualdrón, expuso en RCN que también se investigan otras dos hipótesis en el caso: un posible “hurto” y “tratar de sacar a los indígenas de esta finca por el no pago de unos arriendos”.

El medio local El Diario de Pereira recogió esta información y dijo que aparentemente el señalado “jíbaro” les habría pagado 300.000 pesos a los dos hombres para que cometieran el crimen.

El periódico también dio a conocer que el día de los hechos la víctima se encontraba en su casa junto con el hermano, de 2 años, ya que su mamá había salido a llevarle el almuerzo al padre.

Dirigentes y comunidad indígena piden que se haga justicia por la muerte de esta menor, y lanzaron un llamado a las autoridades para que se dé con el paradero del otro involucrado y con el autor intelectual de este repudiable acto.