Él nada más se acuerda cuando el cable le pegó en el brazo. Desde ahí, no recuerda nada más. Yo escuché que los vecinos empezaron a gritar y me avisaron que le había caído un cable a Samir, yo salí corriendo angustiada y quería acercarme a él, pero no me dejaron para evitar algo peor”, indicó Olinda Alvino, madre del niño, en diálogo con El Heraldo. 

Apuntó, a ese medio, que fue gracias a los vecinos del barrio El Rebolo de Barranquilla, quienes con palos de escoba movieron el cable, que pudo llevar a su hijo al Hospital Adelita de Char donde le salvaron la vida.

El cable golpeó al niño cuando iba a la tienda a comprar un hielo que le había encargado su madre. Las heridas más graves fueron en su brazo izquierdo, abdomen y pierna izquierda, agregó el periódico. 

Exactamente 32 días después de lo ocurrido, el pequeño ya recobró la movilidad en sus otras extremidades, aunque “siente que en el cuerpo le entra electricidad”, según comentó su madre a esa publicación. 

Alvino añadió que su hijo le manifestó el deseo de irse a su casa y allí recuperarse del todo. Entre tanto, ella contó a ese diario que no tiene los recursos suficientes para el cuidado del niño, pero que sus vecinos la han venido ayudando. 

Los vecinos me donan los paños húmedos y los pañales que está usando. A veces tengo para comer y otras no, solo vivo con ellos dos; pagando arriendo, atendiéndolos. Estando aquí no puedo vender ‘bolis’, mecatos y todo lo que puedo, así que los vecinos me han ayudado”, concluyó la mujer, en conversación con El Heraldo.