En un comunicado, la Fiscalía indicó que “adelanta actos urgentes para identificar a los implicados“; el youtuber conocido como ‘Jay Tomy’ y su equipo de producción de videos.

El individuo, una mujer y al menos una persona más que los grababa, salieron a las calles de Cartagena a ofrecer supuestas paletas que en realidad eran jabones bañados con chocolate. Una broma pesada que causó indignación en ‘la heróica’ y en el resto del país este martes.

La Policía Metropolitana de Cartagena anunció una investigación similar contra los youtubers por ofrecer “comida contaminada con jabón”, e indicó que “podrían ser procesadas penalmente por delitos contra la seguridad pública y la salud”:

Usuarios de redes sociales se adelantaron a los hechos y recordaron que el artículo 373 del código penal establece penas de entre 5 y 11 años de prisión, además de una multa de entre 200 y 1.500 salarios mínimos mensuales vigentes, a quien “con el fin de suministrar, distribuir o comercializar, imite o simule producto o sustancia alimenticia, médica o material profiláctico, medicamentos o productos farmacéuticos, bebidas alcohólicas o productos de aseo de aplicación personal”.

El gobierno distrital también pidió que cayera “todo el peso de la ley” sobre los infractores. Armando Córdoba, secretario de Participación distrital, señaló a ‘Jay Tomy’ de estar”intoxicando a habitantes de calle y adultos mayores”, actos que rechazó y calificó de “irresponsables”, de acuerdo con RCN Radio:

“Pedimos sanciones para estas personas, así no se influencian en redes, afectado los derechos de personas vulnerables”, condenó.

‘Jay Tomy’ ya había sido detenido por bromas pesadas

No es la primera vez que ‘Jay Tomy’ se ve inmiscuido en este tipo de situaciones. En octubre del año pasado tuvo que publicar un comunicado ofreciendo disculpas luego de publicar un video en las que simuló que había una persona herida.

En ese momento, la Policía y ambulancias llegaron al lugar de la broma, lo que volvió a causar revuelo con este personaje. Incluso, días después fue capturado por las autoridades, junto a un compañero, por incurrir en distintos delitos, entre ellos suplantación de autoridad, pues portaban uniformes e insignias de la Policía.

En ese momento fue multado y recibió una charla pedagógica sobre buenas prácticas ciudadanas y uso responsable de herramientas informáticas.