A pesar de las restricciones decretadas en Bogotá por la alerta roja producto del aumento de casos de COVID-19, los insensatos abundaron en la capital y, en fiestas, se expusieron a la enfermedad.

Ante el flagrante acto de indisciplina, la Policía llegó para interrumpir dos fiestas cerca de la avenida Primero de Mayo, en la localidad de Kennedy. De acuerdo con Noticias Caracol, 90 personas fueron reprendidas.

Imágenes difundidas en redes sociales muestran los momentos en que las autoridades llegaron para aguar la fiesta. Varios de los presentes estaban sin tapabocas y sin cumplir el distanciamiento social.

Carolina Hernández, alcaldesa local de Kennedy, aseguró que su indisciplina les podría costar la vida y a sus familiares. En ese sentido, le contó al informativo que muchos de los sorprendidos viven con sus abuelos.

“Por un momento de divertimento, pueden tener en el corto tiempo una vida de tragedia: que se muera un familiar, que entren a un hospital a una cama UCI”, lamentó Hernández.

Fiestas duras y largas en Kennedy durante la cuarentena

Caracol Noticias destacó que las fiestas de las dos discotecas fueron descubiertas a las 9:00 de la mañana. Ambas completaban más de 12 horas y eran todo un caldo de cultivo para el coronavirus.

Ante la gravedad del hallazgo, el coronel William Arias, comandante de la Estación de Policía Kennedy, dijo que se están tomando medidas como la suspensión de tres meses de los locales, además de la expedición de los comparendos para los infractores.

Algunos trataron de justificar la fiesta durante pandemia

Si bien varios de los sorprendidos se quedaron callados cuando les preguntaron por su presencia en las parrandas, el ‘DJ’ del lugar explicó —en su caso particular— por qué decidió arriesgar su vida. 

“Da miedo, claro; pero uno vive de esto y se hace muy difícil quedarse quieto sabiendo que depende de uno la familia”, argumentó.

Video de fiesta clandestina en Kennedy

Acá, las imágenes de una de las fiestas que fue identificada por la Policía: