El empresario, que hacía parte de las juntas directivas de UNE-EPM Telecomunicaciones y Colombia Móvil, envió una carta dirigida a Álvaro Rendón, gerente general de EPM, argumentando su decisión, informó W Radio. 

Los recientes hechos bajo su responsabilidad como gerente de EPM y del alcalde como presidente de su Junta Directiva, me reconfirman que ya no existe esa necesaria identidad de principios para seguir actuando en representación de EPM”, indicó Arango, en la misiva difundida por esa emisora.

Recalcó que durante poco más de 14 años trabajó en la junta directiva de la empresa como “miembro independiente” y que representó a la compañía “por ser insignia de institucionalidad en la administración pública”. 

Esta es la más reciente de una serie de renuncias (las primeras 8, en EPM) en puestos dirigenciales de las empresas públicas antioqueñas, iniciada el pasado 11 de agosto. Todo se debería a disgustos por la billonaria demanda que interpuso la Alcaldía de Medellín a los constructores y aseguradoras del proyecto Hidroituango. 

El gobierno de la capital de Antioquia, con Daniel Quintero a la cabeza, considera que se incurrió en un detrimento como consecuencia de los errores de diseño y ejecución de la obra. 

La revolución contra el alcalde de Medellín siguió el pasado 12 de agosto con la renuncia de 7 directivos de la Corporación Ruta N, que fue creada como centro de innovación y negocios y que pertenece a la Alcaldía, UNE y EPM.