El pleito comenzó cuando Paloma Valencia público un trino donde decía que “si Fecode no quiere volver a clases” entonces el Gobierno Nacional tenía que “ofrecer un bono” para que los padres puedan llevar a sus hijos a colegios privados. 

Este trino fue citado por la senadora María Fernanda Cabal, quien escribió: “La libertad de los padres a decidir como todo libre mercado. ¡Sobre la educación de sus hijos!”.

Este es el trino de María Fernanda Cabal:

La crítica de Cabal fue tomada por Fecode, que le mandó un buen recado e incluso le dio una clase de gramática. 

“Esta frase tiene tantos problemas de redacción, ortografía y semántica que nos da la razón a los docentes”, apuntó esa cuenta en Twitter.  

Acto seguido, Fecode apuntó: “Seguiremos defendiendo la educación pública para que no quede a merced del “libre mercado” y sometida al interés de quienes no la valoran, pues no piensan ni para escribir”.

 Este es el trino de Fecode:

Fecode finalmente publicó un extenso comunicado donde aprovechó y también le mandó un duro mensaje al presidente Iván Duque. 

“El Gobierno extendió el aislamiento obligatorio todo el mes de octubre, cuando los aislados de la realidad del país son el presidente y sus ministros. Si fuera por ellos hasta los niños y niñas estarían expuestos a diario al virus en colegios públicos sin las condiciones”, concluyó Fecode en la misiva.

Fecode hizo paro virtual en agosto por regreso presencial a clases

El gremio mostró su rechazo al modelo de alternancia para el regreso a clases. Fecode indicó, el 12 de agosto, que se oponía al plan de que algunos estudiantes y maestros vuelvan presencialmente a las escuelas, mientras que otros siguen con clases en plataformas digitales.

“Hoy no están las condiciones dadas para proteger la vida y la salud de nuestros jóvenes, de nuestros niños, de la comunidad educativa, de los padres de familia ni de los directivos. Por eso rechazamos este modelo y nos declaramos en desobediencia civil”, manifestó en ese momento Nelson Alarcón, presidente de Fecode.

Según el dirigente, la agremiación también se oponía por la realidad de las clases virtuales, ya que los estudiantes en muchos municipios y zonas apartadas del país no tienen garantizados los elementos tecnológicos.