La alerta la lanzó la Procuraduría General de la Nación, este martes, por medio de un comunicado en el que advierte que la cifra de contagios de coronavirus pasó de un mes a otro de 172 a 1.336, con 14 personas fallecidas.

Además, el organismo de control dijo que en San Andrés se registran 56 casos de dengue, “el doble de afectados identificados el año anterior”.

Pero lo que más preocupa al Ministerio Público, y así lo refleja en su informe, es que el departamento solo cuenta con 13 camas UCI, nueve de ellas destinadas para la atención de pacientes contagiados. Las otras cuatro, dijo, son para atender otro tipo de enfermedades.

La Procuraduría informó que en el hospital se construyó un área de cuidados intensivos, con cupo para 17 camas, pero que seis meses después de la emergencia sanitaria “no han podido ser habilitadas ante la falta de una planta de oxígeno adicional”.

Y le agrega un dato más preocupante aún, y es que con la reapertura de vuelos comerciales y la entrada de turistas “podría saturar la capacidad instalada de unidades de cuidado intensivo”, que hasta el momento tiene en poco más del 50 % su tasa de ocupación. Esto, porque el Minsalud confirmó que no es necesario practicarse la prueba de COVID-19 para viajar a la Isla.

Para el órgano de control, “es urgente que se logre una intervención inmediata al departamento, con el fin de evitar que la cifra de contagiados siga aumentando y que haya más víctimas fatales”, pues con el reporte de este martes que entregó el Ministerio de Salud los casos confirmados aumentaron a 1.424.

Esta complicada situación sanitaria la advirtió la médica sanandresana Edna Rueda Abrahams, que en una columna de opinión en El Isleño, del pasado 26 de septiembre, dijo que el personal de la salud “está agotado”, que hay trabajadores incapacitados y que eso duplica las tareas de quienes le hacen frente a la COVID-19.

“Los especialistas, muchos de ellos sin paga por seis meses, asumen dobles roles para poder aliviar un poco lo que pasa, mientras algunos compran sus insumos para protegerse a sí mismos y a sus familias”, denunció Rueda, y agregó que mientras esto pasa las autoridades se lanzan responsabilidades.

Al respecto, y como si esto fuera poco, periodistas de ‘La Luciérnaga’ de Caracol Radio reportaron que en la Isla no hay morgue, “no hay espacio para más cadáveres en el cementerio, no hay horno crematorio y están sacando en avión a los contagiados de COVID-19 porque no hay camas ni especialistas suficientes”.

Es por eso que la Procuraduría hizo un llamado al Ministerio de Salud y a la gobernación de San Andrés, para que en los próximos tres días “presenten un plan de intervención” que permita resolver estos problemas de atención en salud.

Así las cosas, los sanandresanos están preocupados por este panorama de contagios, mientras que el gobernador Everth Hawkins sigue dando pelea en medio del proceso de investigación que le abrió el fiscal Francisco Barbosa, luego de su cuestionado viaje familiar a la Isla en plena cuarentena.

Por ahora, según Noticias Caracol, al gobernador Hawkins le dieron detención domiciliaria.