Según la Farc, Bryan Steven Montes fue tiroteado en una zona rural del municipio de Puerto Caicedo, con lo que el número de exguerrilleros asesinados luego de la firma del acuerdo de paz, en 2016, asciende a 242:

El movimiento aclaró que “se desconocen los móviles o actores del hecho” y que, según la esposa del asesinado, este no había recibido amenazas de muerte.

En la zona en donde ocurrió el asesinato operan disidencias de las Farc y otros grupos criminales ligados al narcotráfico.

A finales de octubre pasado, excombatientes de todas las regiones del país comenzaron una peregrinación a Bogotá “Por la paz y por la vida”, en rechazo a los asesinatos de sus compañeros. Esa movilización culminó el 6 de noviembre con una reunión con el presidente Iván Duque que calificaron de “alentadora”.

Según el último informe del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ante el Consejo de Seguridad sobre la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, “la violencia incesante contra excombatientes sigue afectando la consolidación de la paz“.

El documento, presentado el pasado 2 de octubre, detalló que en lo que va corrido de 2020 han sido asesinados 50 exguerrilleros de las Farc, dos de ellos mujeres.

“En 2020, el 30 % de los asesinatos se han cometido cerca de las nuevas áreas de reincorporación, que en su mayoría están situadas en regiones rurales aisladas”, señaló la ONU.