Tras once años de las ejecuciones extra judiciales perpetradas por miembros del Ejército Nacional y que con acabaron la vida de jóvenes del municipio ubicado en el sur de Bogotá, sus madres continúan pidiendo justicia pese a ya haber personas judicializadas por los casos.

“Sé que me lo mató el Ejercito, pero quiero saber quién me lo mandó a matar y por qué”, refutó Ana Páez, madre de una de las víctimas a Noticias Caracol.

Con prendas de vestir blancas, acompañados con ramos de flores y pancartas con fotos de sus familiares, llegaron a un parque del norte de Bogotá varias personas para conmemorar el episodio.

“Cuánto quisiera que hoy no estuviéramos en este evento, sino estar con él”, agregó Páez al medio.

Las 16 familias aseguraron que la batalla para hacer justicia ante las autoridades ha sido persistente, sin embargo, exigen a los más de 30 uniformados procesados penalmente que así como quieren acogerse a la Jurisdicción Especial para la Paz, tienen que hablar con la verdad de lo que en realidad le sucedió a los jóvenes.