La mujer se mostró en contra de los desmanes que terminaron con la destrucción de los CAI de al menos 15 barrios de Bogotá en aparente respuesta a los casos de exceso de fuerza y autoridad protagonizados por algunos agentes.

“No hemos convocado a protestas. Quienes las hacen son oportunistas que no nos representan”, señaló la mujer en declaraciones entregadas al diario El Tiempo.

Además, aclaró que la única manifestación que los familiares de Ordóñez pretendían celebrar era una “velatón”.

En consecuencia, condenó la ola de disturbios que se tomó la capital del país en la tarde y en la noche de este miércoles 9 de septiembre.

“No queremos más actos de violencia”, recalcó ante el mismo medio de comunicación.

De hecho, los incidentes empezaron en el CAI de Villa Luz, barrio en el que se produjo el ataque de los policías a Javier Ordóñez y donde al principio hubo velas, flores y cantos.

Pero lugar en el que con el pasar de las horas hubo lanzamiento de piedras, pólvora, grafitis, quemas y agresiones en general, lo que se replicó en diversas zonas de la ciudad.

Incluso, la esposa de Ordóñez tuvo que ser sacada del área por su propia seguridad, pues estaba allí llorando de rodillas junto a la instalación policial.