El presidente está de visita en varias ciudades de Estados Unidos, las mismas que alojan a la mayoría de las empresas de tecnología más importantes del mundo.

La paradoja es que, mientras Duque gestiona más apoyo para la tecnología en Colombia, se anuncia la medida del CNE que fue utilizada por años y, luego retirada, se implementará en las próximas elecciones del 27 de octubre para elegir alcaldes y gobernadores.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Heriberto Sanabria, aseguró, en Blu Radio, que además de presentar la cédula, los electores deben colocar su huella y firmar el formulario E-11, en el que la Registraduría Nacional debe incluir dos casillas para que los jurados hagan el cotejo dactilar al final de las votaciones.

Sanabria dijo en la emisora que no se cuenta con equipos biométricos que hagan la identificación en tiempo real en todas las mesas de votación (por falta de recursos), pero sí habrá uno en cada entrada “concentración electoral”.

“Va a tener ambas cosas. Seguramente, al ingreso de Corferias, por ejemplo, va a encontrar el aparato general de biometría, pero cuando acude a la mesa debe presentar su cédula, debe firmar y debe colocar su huella”, indicó el presidente.

El presidente del CNE agregó en la entrevista que este mecanismo de control podría alargar el proceso de votación y del conteo de votos. No obstante, frente a la falta de recursos para adquisición de equipos tecnológicos, esta medida resulta la más viable.

“Lo ideal es la biometría facial. Aspiramos a que en el próximo proceso electoral presidencial tengamos la biometría facial. […] Uno no entiende como en un proceso tan serio, tan delicado y tan responsable no dispongamos de esos medios tecnológicos, en pleno siglo XXI”, manifestó.

Cerca de 500.000 votantes fueron suplantados en las elecciones pasadas, dijo Sanabria en la entrevista.