Las primeras imágenes que se conocen de esas motocicletas las publicó Semana Tv, que dijo que están adaptadas especialmente para las labores que cumplen estos uniformados de la Policía Nacional.

A primera vista se observa que las motos vienen equipadas con soporte para bastones de mando, que son de color negro y que están marcadas con los nombres de Policía y Esmad.

Las motos también cuentan, según Semana, con “videograbadoras”, y tienen las luces “protegidas y blindadas” para prevenir cualquier daño en medio de los disturbios.

Es por esta dotación que, dijo ese medio, algunos ya las bautizaron como las ‘minitanquetas’ del Esmad, pues también se aprecia lo que sería un cañón en la parte delantera.

Algo que no se observa en la máquina y que ha llamado la atención de usuarios en redes sociales, es que no tiene un número de identificación, aunque en este caso sí lo tendrán los dos agentes del Esmad que irán en ella.

La entrega de estos equipos al Esmad se hace, de acuerdo con ese medio, para facilitar el traslado de los uniformados al sitio en donde son requeridos, pues hasta el momento ellos se desplazan en las motos de la Policía de vigilancia o de Tránsito.

Esta situación, agrega, perjudica a los policías de vigilancia ya que “se descuidaba la seguridad en varias zonas de la ciudad”, y por eso se les entregará esta dotación.

Pese a que hay quienes se muestran de acuerdo con que el Esmad tenga sus propias motocicletas para una reacción más rápida frente a los disturbios, también hay quienes cuestionan el hecho de que la Policía se esté equipando para hacerle frente a las protestas.

Lo cierto, por ahora, es que la Policía se ha mostrado en contra de los disturbios y de actos de vandalismo en medio de las manifestaciones, pues el antecedente más violento fue la quema de más de 60 CAI a nivel nacional en los desmanes del pasado 9 y 10 de septiembre, siendo Bogotá la de mayor número de afectaciones.

En redes sociales han elevado quejas a la Policía y al Ministerio de Defensa por la compra de estas motocicletas.