El epidemiólogo, que fue entrevistado por Noticias Caracol, insistió en que solo cuando crezca considerablemente el número de pruebas de COVID-19 que se hacen en el país se podrá tener un control más eficiente de la enfermedad, porque así se evitará que las personas infectadas, que en muchos casos son  asintomáticas, contagien a ciudadanos sanos.

“Hay que andar más rápido que la velocidad de transmisión (del coronavirus), identificando rápidamente a los que están infectando. Hay que aumentar el número de pruebas”, señaló Ordóñez en el noticiero.

Colombia viene aumentando la cantidad de pruebas que se hacen por día. De hecho, en las últimas jornadas se procesaron más de 17.000 pruebas al día, pero el número sigue siendo bajo para los expertos.

El epidemiólogo advirtió que el impacto más letal del coronavirus está por venir y que será difícil enfrentarlo si la ciudadanía no toma conciencia de que debe cuidarse lo más que se pueda.

“Tiene que haber una conciencia ciudadana de que esto apenas está empezando. La ciudadanía tiene que entender que tiene que poner de su parte. Esto es nuestra responsabilidad. Esto apenas está comenzando. Lo que pasó el viernes (día sin IVA) lo veremos reflejado en 15-20 días. Lo peor está por venir”, agregó el médico.

Por último, Ordóñez se refirió sobre cuándo podría darse el famoso pico de la enfermedad que tanto preocupa a los expertos. Al respecto, el epidemiólogo recordó que la fecha en la que llegará ese pico está directamente relacionada al número de pruebas de coronavirus que se hagan.

“Para alcanzar el pico vamos a depender del número de pruebas que se hagan. Pongamos que sea agosto. Pero si eso se acelera, podríamos no estar haciéndolo en agosto, sino en julio. Depende del número de pruebas, no del virus, sino de las pruebas”, concluyó el médico.