El llanto de la niña, de 17 días de nacida y que había sido raptada en un centro comercial de Bello, fue la señal clave que alertó a la comunidad que inmediatamente avisó a la Policía de Medellín, informó Noticias Caracol.

“Gracias a Dios y a las autoridades. Lo importante es que la niña está bien y está con su familia, así no se haya agarrado a la señora, no importa, la justicia de Dios es perfecta”, dijo al medio un tío de la menor.

Otra familiar de la niña contó que una mujer raptó a la menor por un descuido de los padres al confiar de quien les ofreció ayuda por la situación de migración que atraviesan.

“Ella los quería ayudar y se aprovechó de la circunstancia de nosotros los venezolanos y se llevó a la niña, eso fue alarmante porque corrimos y lloramos, pero lo bueno es que la niña está con vida”, mencionó al canal.

Las autoridades ofrecían una recompensa de 10 millones de pesos por quien diera información sobre el paradero de la niña.