El asesinato del excombatiente de las Farc se conoció el jueves pasado en la noche, y aunque no ha trascendido información sobre los hechos que rodearon el ataque Archila dijo, en W Radio, que fue “un hombre encapuchado” que le propinó unos seis disparos.

En la emisora le preguntaron al funcionario por los esquemas de protección a guerrilleros desmovilizados que están en proceso de reincorporación, y si bien dijo que Parra no contaba con uno propio aseguró que en la zona había vigilancia para quienes están en el espacio territorial de Mesetas, Meta.

“Aparte del Ejército y de la Policía, nosotros en la mesa técnica vamos disponiendo medidas colectivas. En este caso la información que tengo es que en ese ETCR había dos esquemas colectivos, eso quiere decir por lo menos 4 carros blindados y alrededor de 12 hombres de protección”, dijo Archila en la emisora.

Finalmente, el funcionario aseguró que mantiene contacto con la esposa de la víctima, Luz Marina Giraldo, actual candidata al Concejo de Mesetas, debido a que en La W denunciaron que, según contó la mujer, las autoridades no les quisieron brindar protección porque no había amenazas en su contra.

Frente a esta delicada situación, ya que Parra es el primer excombatiente asesinado dentro de un espacio de reincorporación, Archila dijo, a través de Twitter, que la orden del Gobierno Nacional es “reforzar la seguridad” en este espacio y en otros en donde se identifique algún riesgo para quienes están allí.

Al respecto, líderes del partido Farc, en voz de Pastor Alape, se pronunciaron diciendo que Parra estaba “comprometido con la paz”, y que este asesinato lo entienden “como parte de los ataques a la campaña política” que actualmente desarrolla esa colectividad luego de la firma del proceso de paz.