Easyfly aseguró que la dueña de la mascota, Homero, no presentó el certificado médico de apoyo emocional y carnet de vacunas, razón por la que le ofrecieron trasladar el perro en bodega. “Previa autorización de la dueña”, así se hizo. 

La aerolínea agrega que desconoce si el animal sufría de alguna enfermedad o tenía alguna condición especial y por eso la dueña era la que debía decir si el perro podía ir en bodega.

“Como transportadores desconocemos las condiciones de salud con las que los animales abordan las aeronaves, así como las condiciones especiales físicas, emocionales, de temperatura o presión que el animal puede soportar durante el viaje, por lo que son sus dueños las personas idóneas para determinar si previo cumplimiento de las normas aeronáuticas, los animales pueden viajar”, se lee en el comunicado.

Agregó que Easyfly lleva 13 años transportando animales “en óptimas condiciones”, y que en las bodegas de sus aviones hay un área presurizada para transportar a las mascotas en sus guacales.

La aerolínea lamentó la muerte de Homero, que fue denunciada por la dueña a través de redes, y aseguró que “reforzará en su protocolo las preguntas” para que los dueñas puedan determinar si sus mascotas pueden ir en bodega, dice, como se aprecia a continuación:

La dueña de Homero, identificada como María Fernanda Echeverry, publicó la siguiente imagen de su mascota, donde cuenta su versión de la historia: