“Homerito falleció ayer en la aerolínea Easyfly”, escribió @mafe_echeverry18 en Instagram. “Compré el tiquete aclarando que viajaba única y exclusivamente con mi perrito”, pero “en el aeropuerto me manifiestan que no puedo viajar con él“, narró.

“Por políticas de la empresa, sin aclarar, me hicieron cambiar el modo de viaje de mi mascota (me habían dicho que podía viajar en cabina y a última hora me dijeron que debía ir en bodega). Les insistí que lo dejaran viajar junto conmigo, les insistí y les insistí pero fue no rotundo y que de lo contrario perdería mi vuelo”, prosiguió.

Al final, ante las amenazas de perder su vuelo, la dueña del animalito tuvo que ceder. “Les recomendé y les exigí que lo ubicaran en un lugar seguro con el guacal que le había comprado para viajar cómodamente. Lamentablemente al llegar a mi destino me encuentro con que mi mascota había fallecido“, contó.

“Cuando me bajé del avión corrí a verlo para recibirlo con ansias y me encuentro con una escena impactante; estaba debajo de todas las maletas sin vida. No lo ubicaron como debían y no le dieron el espacio suficiente para poder respirar”, lamentó.

Según ella, el perro “no había sido fijado adecuadamente y puesto en un lugar donde pudiera llegar a salvo” y asegura que “ni siquiera dieron explicaciones de su muerte:

“Simplemente me lo entregaron como cualquier objeto más, evadiendo cualquier tipo de responsabilidad”, señaló.

Echeverry dice que un experto le dijo que “el avión en el que viajé no deben ir animales en bodega ya que, a pesar de que la presurizan cuando alcanza 25 mil pies de altura, baja la temperatura generando hipotermia y posteriormente hipoxia, siendo esta la causa de muerte”.

La periodista María Camila Díaz detalló que el vuelo habría sido de Puerto Asís a Cali, y divulgó un video del estado en el que la dueña encontró a su compañero al aterrizar:

Hasta la publicación de esta nota, Easyfly no se había pronunciado al respecto.

Esta es la publicación de la dueña de Homero: