En la opinión del presidente, de no acceder a repatriar a los cabecillas de esa guerrilla, estará claro que Cuba “prefiere” una relación con los “criminales” que con Colombia.

En un evento organizado por el Miami Herald y la Universidad de Miami (UM), el periodista Andrés Oppenheimer quiso ir más allá y le preguntó qué pasaría si aún después de seis meses no lo hace, lo que generó la respuesta de Duque:

“Estaría no solamente violando el Derecho Internacional y las circulares rojas de Interpol, sino que claramente serían ellos los que estarían diciéndole a Colombia que poco les interesa tener relaciones con nosotros”

“Si valora la relación con Colombia, procederá a la extradición”, insistió Duque, señalando que durante los 17 meses de conversaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos, el Eln cometió más de 400 atentados, más de 100 asesinatos y más de 10 secuestros.

“Eso no es voluntad de paz”, reiteró, haciendo hincapié en el atentado a la Escuela de Cadetes de Policía General Santander en Bogotá, que dejó 22 oficiales muertos.

En su opinión, si Cuba no accede a entregar a los cabecillas sería “una validación del acto terrorista”.