Lo hizo con motivo de la conmemoración de los 237 años del natalicio del libertador, y aprovechó para pedir que se defienda lo que llamó su “verdadera expresión de republicano y de institucionalista”.

En su discurso también aprovechó para enviar pullas al régimen venezolano, principalmente, pidiendo que no se use su memoria para justificar proyectos autoritarios en América Latina, como han hecho “muchos demagogos”.

“Aquí en la casa de todos los colombianos estaremos compartiendo la espada del Libertador, para que su memoria no esté encerrada en una bóveda, sino que pueda ser apreciada por la ciudadanía”, puntualizó el jefe de Estado.

Simón Bolívar nació en Caracas el 24 de julio de 1783 y murió a los 47 años en Santa Marta por causas naturales. Los restos del Libertador de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, permanecieron en Santa Marta hasta 1842, cuando fueron llevado a Caracas.

Su espada estuvo en poder del M-19 entre el 17 de enero de 1974, cuando ese grupo guerrillero se presentó robándola. Así hasta su desmovilización, en 1991, cuando Antonio Navarro Wolff la devolvió como gesto de reconciliación.