Y es que en los últimos años se ha incrementado el número de hoteles en la zona, razón por la cual aumentan también los turistas, al punto de superar la capacidad máxima permitida en la playa.

El hecho genera preocupación entre las autoridades por la sostenibilidad y el medio ambiente del lugar; además, la llegada masiva de lanchas indica una inminente amenaza contra cientos de personas que se bañan en el mar. Sin embargo, los turistas pueden estar tranquilos, ya que esta medida estará vigente solo este domingo 5 de enero, indicó El Espectador.

Debido a la presencia de miles de turistas en la playa se genera una masiva demanda de productos, cuyos envases de plástico, cartón o icopor se quedan en el lugar generando contaminación, hecho que tiene que corregirse con urgencia, informó Noticias Caracol.

“Playa Blanca está recibiendo una acumulación de impactos y eso tiene que corregirse pronto; esa acumulación está afectando no solo la zona de playa, sino todo el entorno. Hay personas que no son de la comunidad y están aprovechando para lucrarse con el uso de zona de baja mar, eso tiene que corregirse”, dijo el ambientalista Rafael Vergara al noticiero.