Lo que comenzó como una protesta pacífica en el marco del paro nacional terminó convertido en disturbios, pues, según manifestantes, uniformados de la Policía los agredieron primero y eso desató su reacción, según informó el Canal Capital.

Según imágenes del cubrimiento en vivo que hizo ese canal, hubo un roce entre jóvenes y policías, y luego pasaron a las agresiones: unos con gases lacrimógenos y los otros, con piedras.

El noticiero asegura que varios periodistas y fotógrafos de medios fueron agredidos por policías que no les permitieron hacer su trabajo, y que también les rompieron sus cámaras en medio de los disturbios.

“Les dieron macanazos en la cabeza… nos dispararon. A mí me pegaron y rompieron mi cámara”, dijo un fotógrafo de la Universidad Pedagógica, que mostró en el canal las huellas que quedaron en su cuerpo.

En las imágenes se ve cuando un grupo de jóvenes arremete contra varios policías que estaban cuidando las instalaciones de la Catedral Primada, y según ese medio los manifestantes arrancaron ladrillos para lanzárselos a los uniformados.

Hubo quienes aprovecharon el momento de caos y retiraron las mallas que fueron instaladas para proteger los monumentos. Luego de eso, procedieron a pintar grafitis y mensajes en contra del Gobierno en las paredes de estos monumentos.

Fue ahí cuando los enfrentamientos arreciaron y el Esmad dispersó a quienes estaban allí con gases lacrimógenos.

Los disturbios duraron poco más de una hora y ya sobre las 4:30 de la tarde la situación se empezó a normalizar, pues la Plaza de Bolívar había sido convertida en un campo de batalla.

Estas imágenes muestran lo que sucedió: