Pero, según el Defensor de el Pueblo, Carlos Alfonso Negret, en declaraciones a Pulzo, el estado de la niña es tan crítico que la madre deberá viajar a la capital del Valle para decidir si autoriza desconectarla o no.

“La niña se debate entre la vida y la muerte. Están haciendo el entierro de la niña de 9 meses. Están esperando que la señora Lina viaje a la ciudad de Cali después de las exequias, y miremos a ver si se logra una decisión médica que tiene que tomar ella de desconectar o no desconectar la niña”, le reveló Negret a este medio.

“Tiene un tiro en la cabeza, por lo que no se presagia mayor solución”, agregó el defensor. “Pero muy triste porque ad portas del Día de la Madre, esta mujer tenga que enterrar a su hija y a su compañero”.

“De modo que reitero: no nos asombramos del dolor que podemos causar. No hay humanidad en Colombia, o son muy poquitos los que debemos combatir toda la sociedad para ponerlos a buen recaudo. Porque los colombianos somos más fuertes y más idóneos para seguir en esta lucha contra tanta bajeza de la humanidad”, dijo con pesar el funcionario.

“Eso [la decisión que tiene que tomar la madre de la niña y el estado crítico de la menor] es lo que nos dicen a nosotros nuestras fuentes. Y si digamos que el defensor se equivoca con esta información, me daría la mayor alegría, porque entonces lograríamos que esta niña viva en Colombia después de estar en esta tragedia”, agregó Negret.

El asesinato de Armando Muñoz Valencia ocurrió este fin de semana cuando iba en una motocicleta con su hija de 9 meses y su hijastra de 5 años, que permanece en estado crítico.

Negret también aseguró que este sería el “tercer hecho terrible en el Cauca”, y sostuvo que los dos primeros fueron dos asesinatos ejecutados presuntamente por el Eln en Bolívar (Cauca), en dos hechos diferentes; y la masacre en Munchique (en Buenos Aires, Cauca), con tres asesinatos.

“Quiere decir que los criminales no están respetando el toque de queda, sino que lo están haciendo para asustar, para generar horror, para generar miedo”, explicó Negret. “Cuando asesinan a cualquier persona, lo que hacen es provocar en la comunidad una zozobra. Pero los colombianos somos más fuertes y aspiramos a que esto no vuelva a ocurrir en el departamento del Cauca ni en Colombia”.